jueves, 27 de diciembre de 2012

DATE UN BAÑO DE VAPOR DESPUÉS DE TU SESIÓN DE NORDIC WALKING

En estas fiestas navideñas tienes una buena oportunidad de probarlo. Tras una intensa y dura jornada de "nordic walking" nada te sentará  mejor que una reconstituyente sesión de sauna seca o "filandesa",  aportándote innumerables efectos beneficiosos para tú organismo. 

Para que vuestra jornada sea completa, combinando actividad física y relajación, os facilitamos algunos consejos para que disfrutéis más y mejor con total garantía para vuestra salud.

En la sauna seca o finlandesa, la humedad no supera nunca el 20%. El tiempo óptimo de permanencia está entre los 10 minutos y los 15, pudiendo llegar hasta los 25, pero debe ser el propio usuario quien determine su tiempo de estancia. Se debe abandonar la sauna cuando se note una sensación de agobio que suele producir la sudoración continuada, este es el punto donde se obtienen los efectos beneficiosos, si no se llega al mismo estos no se producen y si se sobrepasa, disminuyen. La temperatura debe estar entre los 80 y 90 °C (máximo 100 °C). Se comienza a sudar a los 8 o 12 minutos, para ello es necesario un aumento de la temperatura corporal de algunos grados, en realidad es igual tomar una sauna a 80 que a 100 °C, una sauna excesivamente calurosa y seca es contraproducente para una óptima sudoración

Tomar una sesión de sauna requiere tranquilidad y relajación, siendo esto ya de por sí beneficioso. A este efecto hay que añadir los que se derivan de la propia sauna y sus dos estados o fases, el calentamiento y el de enfriamiento.  

Fase de calentamiento: 

Se produce la elevación de la temperatura corporal hasta casi los 40º C, produciéndose una sudoración muy fuerte y la apertura de los poros, los beneficios que aporta esta fase son:

- Relajación muscular y psíquica
- Sudoración que produce la eliminación de toxinas y limpia la piel
- Acumulación de calor
- Vasodilatación
- Alteración del sistema termoregulador del organismo
- Beneficios sobre el sistema respiratorio

Fase de enfriamiento:

Se produce un radical cambio de temperatura, activa el riego sanguíneo y facilita la recuperación de la temperatura corporal normal. Los beneficios que se obtienen en esta fase son:

- Saturación de oxígeno en la sangre
- Contracción de los vasos sanguíneos
- Recuperación de la temperatura corporal
- Estimulación psíquica

Contraindicaciones:

La sauna seca esta contraindicada en cualquier alteración del sistema circulatorio.  No debiendo tomar sauna si se ha padecido o padece alguna de estas enfermedades o alteraciones:

- Patologías coronarias: infarto de miocardio, anginas de pecho..
- Síntomas de estenosis (estrechamiento o constricción de un conducto corporal)
- Patologías venosas crónicas, insuficiencia venosa, síndrome post-trombótico 
- Varices en fase aguda
- Problemas de circulación cerebral,  trombosis y si se ha sufrido algún infarto cerebral
- Tensión arterial baja
- Hipertensión arterial 
- Glaucoma
- Hipertiroidismo
- Tumores
- Toxemías gravídicas severas
- Enfermedades inflamatorias agudas internas: hepatitis y o nefritis
- Padecer episodios de fiebre
- Padecer enfermedades infecciosas
- Embarazo

Hay que tener especial precaución en los siguientes casos:

- Durante la menstruación por la posible bajada de tensión arterial 
- Hipertensión compensada mediante medicación. Debiendo realizar el enfriamiento sin ducha  fría y  
   progresivamente

No prolongar el tiempo en la sauna con la creencia de que cuanto más se sude más se adelgaza. El peso perdido en una sesión de sauna se recupera al cabo de las 2 o 3 horas. El exceso de sudoración puede acarrear graves trastornos en el sistema circulatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario